[Reflexiones] – Rutinas.

5:26 de la mañana. Resuelve el acertijo para que deje de sonar 3 libras de A perfect circle. Sabes que mientras te aseas sonará la intro de Game of Thrones a las 5:32 y antes de las 5:41 estarás preparando el desayuno. «Buenos días, Ponientis.rar» mientras saltan las tostadas y el café termina de seducirte, ardiente, con su delicioso aroma. Te sientas con el zumo de naranja en mano mientras saludas a tu perro. Te das cuenta, entre el canal 24h de TVE y lo que lees en las redes sociales que el mundo sigue igual de podrido. Mentira, sigue en su proceso de putrefacción, cada día peor. Aun así sabes que intentarás que sea un sitio un poco mejor.

[Inserte aquí las cosas que toque hacer cada día antes de irse] y tras eso, un paseo con el perro para así saber si ya te animas con el abrigo o lo dejas colgado.

7:05 cierras la puerta de casa mientras oyes el pienso crujiente ceder a las mandíbulas de ese cuadrúpedo por el que darías la vida. Bajas las escaleras pensando: «¿Tren o bus?»

Sea lo que sea siempre será rutina. No te engañes. Tu rutina es engañar a la rutina. Por mucho que cojas el bus siguiente o te cambies de vagón de tren, al final es un ciclo. Sabes donde se sienta ese señor mayor de trajes de gusto cuestionable del segundo tren de la cabecera del Cercanías, pero también esa chica que “tiene su aquel” del vagón de cola. La pareja que cada día en el bus pide a dos personas que ocupan dos parejas de asientos distintos que se junten para así poder ellos compartir el viaje y que la mayoría ceden porque sino tendremos las conversaciones a distancia y ocupando el pasillo.

La señora esquiva con síndrome de ratón de laboratorio que se cuela por cada recoveco para entrar la primera al metro, ocupando un asiento para levantarse en la siguiente parada y molestar a unos pocos para tener que salir y seguir andando cual roedor por los túneles de la red.

Anden-Madrid-repleto-viajeros-feralcazar_EDIIMA20140207_0603_13

Atascos, incidencias en la red de Cercanías o quejas por la frecuencia del metro. La sorpresa por las inundaciones en el subterráneo cuando ya no es sorprendente. Cada día es un mismo día nuevo y lo vivimos con rutinaria novedad. Sabes quién va a opinar qué en Twitter y tu madre seguirá compartiendo los peores chistes de Cabronazi. Tarjeta de acceso, password alfanumérica con mayúsculas y minúsculas, pelea con la mierda de SAP, café, un A33 con 4/10 de azucar, madre mía la de virtualización. Tu compañero asaltándote por la espalda riendo para enseñarte el meme con menos gracia sobre [inserte aquí el evento notable de la semana].

Te pasas el día reconociendo caras, sufriendo sorprendido por cosas que ya sabías que ibas a sufrir y hablando del tiempo cuando criticas a la gente que está todo el día hablando del tiempo. Tu rutina es no ser rutinario, y jamás he visto nada más rutinario que eso, pero es así porque en el fondo sabes que la rutina la necesitas para no perder el norte. Es 2 de noviembre y todo cambia, no es nada nuevo.

Es 2 de noviembre y nada ha cambiado y eso es algo nuevo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s